Entrega de notas.

Estamos al final del primer trimestre y se va acercando un momento crítico para muchos padres y madres. La recogida de notas. En algunas ocasiones, los resultados obtenidos no son lo que esperábamos y se alejan de nuestras expectativas, un par de suspensos, un necesita mejorar, etc. ¿Qué podemos hacer ante esto? Del mismo modo, en ocasiones las notas de nuestro hijo o hija son geniales, todo sobresaliente y notable, ¿se merecen por ello un regalo?

Con esto, nos planteamos un dilema: ¿le compramos un regalo si sacan buenas notas?, ¿le damos el regalo si son regulares?, ¿le castigamos por haber sacado malas notas?

Debemos tener en cuenta que estudiar, esforzarse y sacar buenas notas es responsabilidad de nuestros hijos. Es su trabajo, su obligación.

Las buenas notas son la recompensa a su trabajo y a su dedicación, por ello no debemos regalarle nada. Si premiamos este esfuerzo con algún regalo material nuestros hijos no aprenden que es su obligación y lo que les corresponde hacer. Sí debemos premiarlos con frases de alago diciéndoles lo orgullos que estamos por el esfuerzo que han llevado a cabo.

No hay mejor recompensa para nuestros hijos que nos sintamos orgullosos de ellos.

Como alternativa al buen trabajo de nuestros hijos podemos recompensarlos con regalos “no materiales”. Podemos ir al cine toda la familia, cenar una buena pizza viendo una entretenida película o hacer una excursión. De este modo no fomentamos el materialismo en nuestros hijos y aprovechamos para compartir momentos en familia.

Cuando nos encontramos en la situación contraria, nuestro hijoo hija ha sacado malas notas, tenemos que ver qué ha ocurrido. Es el momento de plantearnos qué dificultades tiene o si no ha querido sin más y no se ha esforzado. Un castigo no es el remedio, debemos buscar soluciones prácticas.

 Si consideramos que nuestro hijo o hija se ha esforzado lo suficiente pero los resultados obtenidos no son acordes a este esfuerzo, quizás estemos hablando de algún tipo de dificultad en el aprendizaje. Ante esto, sería recomendable visitar a profesionales que valoren a nuestro hijo o hija y establezcan ante qué problema estamos.

En ocasiones, tenemos claro que nuestros hijos no aprueban porque “no han querido”. Más que hablar de “castigos” debemos de hacerles ver que no sacar buenas y no haberse esforzado tiene sus consecuencias. Quizás sería el momento de analizar con ellos qué ha pasado, qué podemos hacer y establecer una nueva planificación que nos permita organizarnos mejor.

Si se encuentra en esta situación con su hijo o hija y no sabe cómo abordarla, no dude en contactar con nosotros.

Más información: https://jerez.isepclinic.es/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies