¿Qué es el Efecto Pigmalión? 

En el post de esta semana vamos a descubrir qué es el efecto Pigmalión y cómo podemos utilizarlo para potenciar el desarrollo de nuestros hijos/hijas.

 

Seguramente nos hemos planteado alguna vez ¿si las creencias o expectativas que tenemos sobre el comportamiento o eficacia de otra persona puede modificar las conductas o comportamientos de esta?

 

Efectivamente si, y de eso trata el Efecto Pigmalión.

El Efecto Pigmalión es el proceso por el cual las creencias y expectativas que tiene una persona sobre la conducta de otro individuo afecta de tal manera a este que termina por confirmarlas.

Historia del Efecto Pigmalión.

El mito que le da nombre a este fenómeno tiene lugar en un gran escultor de Chipre, el Rey Pigmalión. Este rey deseaba tanto encontrar al amor de su vida que esculpió a la mujer de sus sueños, llegando incluso a enamorarse de ella. Fue tan grande su deseo de darle vida a esta estatua que Afrodita, diosa del amor, se lo concedió. Al tacto de un beso de Pigmalión, Galatea, que así se llamaba, tomó su primer aliento de vida y así el rey Pigmalión tuvo la esposa de sus sueños.

 

Al igual que el Rey Pigmalión, ese mismo poder lo tenemos nosotros como padres.

 

“Todo lo que creemos, pensamos y esperamos de nuestros hijos/as, va a condicionar su desarrollo personal.”

 

Existe un Efecto Pigmalión positivo, cuando estas creencias y pensamientos tienen un efecto positivo en la autoestima y comportamiento del niño/a. Sin embargo, existe un efecto negativo, cuando estas creencias tienen consecuencias negativas sobre el bienestar del menor.

 

Debemos tener mucho cuidado con utilizar frases con connotación negativa como “este niño/a es malo/a”, “es muy vago/a”, “ esta niña/o no sirve para estudiar, es muy torpe” o frases con exigencias demasiado elevadas como “mi hijo es muy listo y todo lo saca con 10” “mi chico/a es el/la mejor del fútbol, siempre mete todos los goles”. Hay multitud de frases que decimos o escuchamos a lo largo del día y que no reflexionamos sobre las consecuencias que pueden tener sobre nuestros hijos/as.

 

Lo recomendable, como padres, es que aprendamos a mirar a nuestros hijos/as desde una aceptación incondicional como persona. Debemos reconocer sus virtudes y habilidades y no dejar caer sobre ellos nuestra frustración por metas no alcanzadas.

 

¡Y recuerda…!

En ISEP Clínic Jerez ofrecemos un servicio especializado en la detección, diagnóstico, tratamiento y atención de todos aquellos problemas psicológicos, conductuales y emocionales. Contamos con un equipo interdisciplinar formado por lingüistas, psicólogos y neuropsicólogos, que trabajan de forma conjunta para proporcionar una atención de calidad.

 

Más información: https://jerez.isepclinic.es/ 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies