Toda persona que haya pasado por una relación tóxica conoce de buena mano lo dañina que pueden llegar a ser: afectan la salud y la autoestima de la pareja, provocan sensación de hastío, infelicidad, insatisfacción… Pero, a pesar de todo lo negativo y lo traumatizante, es muy difícil salir de ellas. ¿Por qué sucede esto?

El gran problema es la confusión entre miembros, es decir que parte del problema de una relación tóxica es que ninguno es capaz de ver y experimentar que ambos pierden con la manipulación, la descalificación, los comentarios hirientes, la privación de la libertad al otro, se cree y se vive como si solo uno perdiera, el lado débil (la víctima), y el otro ganara (el fuerte).

Gran parte del problema viene dado por experiencias traumáticas que los miembros de la pareja vivieron de forma individual en el pasado y que creyeron haber superado. Inseguridades o problemas no resueltos de cada uno que afectan a las inseguridades del otro, todo ello se convierte en una auténtica bomba de relojería. Por ejemplo: si uno de los miembros sufrió de pequeño abandono por parte de su padre, es probable que ante cualquier mínimo problema en la relación de pareja esta persona tienda a huir por miedo a ser abandonada de nuevo y no sentirse querida. Son mecanismos interiorizados que aparecen debido a la falta de cicatrización de la herida del pasado y que terminan creando conflictos y haciendo mella en la pareja, sacando lo peor de cada uno.

En resumen, existen muchas formas en las que una relación puede volverse dañina, y todas tienen que ver con una incapacidad de ambos en la relación para asimilar adecuadamente problemas no resueltos individuales de su propio pasado y que pueden acabar, entre otras muchas cosas, en un círculo vicioso de celos enfermizos y manipulación que deriven en problemas más graves.

10 señales de que TU PAREJA ES TÓXICA

  1. No se siente cómodo/a porque pases tiempo con tus familiares y amigos.
  2. Utiliza el chantaje emocional; o se hace lo que quiere o se enfada.
  3. Controla tus horarios y quiere estar al tanto de todo lo que haces.
  4. No te valora, te hace ver que sin él o ella a su lado no serías nadie.
  5. Te pide explicaciones sobre tus gastos y controla tu cuenta bancaria o lo intenta.
  6. No te relacionas con gente del sexo opuesto por miedo a sus reacciones.
  7. Cuestiona tu forma de vestir y te dice cómo debes hacerlo.
  8. Te echa la culpa a ti de sus problemas.
  9. No respeta tu privacidad e intenta controlar tu móvil y redes sociales.
  10. No toma en cuenta tu opinión en decisiones importantes de pareja.

Actúa, antes de que sea demasiado tarde

Las relaciones en las que una de las partes tiene comportamientos y actitudes inapropiadas, que pueden llegar a suponer una situación de vulnerabilidad psicológica y emocional para la otra persona. Aunque exista amor o cariño, hay parejas en las que se producen acciones realmente peligrosas, y que pueden rozar el maltrato psicológico y lo mejor es huir, buscar ayuda.

 

¿Crees que tu relación es tóxica?

Las personas que están inmersas en relaciones amorosas tóxicas no son capaces de darse cuenta que en verdad están viviendo una situación de abuso. Los sentimientos hacia esa persona manipuladora puede confundir el juicio y la razón y hacer que se perdone una y otra vez. En estos casos los consejos de familiares y amigos suelen caer en saco roto y lo mejor es buscar la ayuda de un especialista.

En ISEP Clínic Jerez ofrecemos un servicio especializado en la detección, diagnóstico, tratamiento y atención de todos aquellos problemas psicológicos, conductuales y emocionales. Contamos con un equipo  que trabaja de forma individualizada y personalizada tu caso. Afrontamos problemas de pareja y problemas psicológicos en adultos y adolescentes.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies