El verano hace que te sientas mejor, te cambia la cara. Te levantas cada día con otro pie, sabes que estará soleado y las posibilidades de hacer planes se alargan.

Llega la noche y tienes ganas de cenar en cualquier terraza y no en tu salón porque se está más a gusto. En verano somos más felices y debemos aprovecharlo para recuperar esa alegría perdida durante los meses anteriores.

El estado de ánimo propio del verano

El verano consigue tu mejor sonrisa y predisposición. Es algo que no es que lo digamos nosotros sino que está avalado por la ciencia:

1. La famosa VITAMINA D: en verano hace más sol y te «llenas» de Vitamina D. Esto incide positivamente en tu cerebro ya que aumentan los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad.

2. la influencia de tu ADN: varios de los genes relacionados con nuestro sistema inmune están más “despiertos” durante el verano. Estamos más sanos y nuestro cuerpo es más capaz de todo.

3. Los DÍAS LARGOS: nos encantan los días largos con sol. Esta circunstancia pone a tu cerebro en modo «ON» y lleno de positividad.

Combatiendo la tristeza de los meses anteriores

Es cierto que el verano es sinónimos de alegría y de ganas de viajar, hacer planes o estar tirado en la playa, sin más. Pero para llegar a esta época has tenido que pasar por unos meses duros: de trabajo, de estudio o de tiempo metereológico inestable.

Es normal que, de repente, aparezca en tu día a día la tristeza. Y que lo haga sin avisar y sin tener en cuenta que ¡es verano!. Es un cúmulo de todo lo pasado pero ¡que mejor forma de volver a la alegría que en esta época del año!.

10 tips para «ponerte las pilas»

Una alimentación equilibrada, un buen descanso, nuestra capacidad de generar pensamientos positivos… son los mejores aliados para recuperar la alegría de vivir. Hay muchos consejos que podemos darte pero comenzamos por cinco muy básicos para construir tu castillo de la felicidad.

 

R

DUERME COMO UN BEBÉ

Si te sientes triste, lo más seguro es que no puedas descansar, ya sea porque estás demasiado inactivo y cuando llega la noche no tienes sueño, ya sea porque no paras de darle vueltas a la cabeza y la inquietud te domina. Asimismo, la falta de descanso afectará directamente a tu estado de ánimo.
R

COME BIEN

Eres lo que comes. Está demostrado científicamente que los alimentos influyen en nuestro estado de ánimo y tienen la capacidad de modificar las sustancias químicas del cerebro encargadas de las emociones.
R

COMIENZA UNA RUTINA DE EJERCICIOS

Hacer deporte o mover tu cuerpo de alguna forma aporta múltiples beneficios en el estado de ánimo y mejorará tu autoestima. Si consigues en verano crear una rutina de ejercicios, cuando lleguen los meses posteriores pensarás con más optimismo y podrás enfrentarte a los problemas del día a día de forma más eficaz.
R

MÁRCATE UN OBJETIVO

El verano es un buen momento para «detener el tiempo» y valorar que quieres o que has estado haciendo mal durante los meses anteriores. Es hora de establecer objetivos y metas, ya sean personales o profesionales, reales, alcanzables y medibles en el tiempo.
R

PASA TIEMPO CON LA GENTE QUE QUIERES

¿Cuántas veces te has puesto la excusa de no poder ir a ver a ese familiar que tanto quieres por falta de tiempo?. En verano tienes menos responsabilidades y ya no existe ese motivo de la falta de tiempo por trabajo u otros menesteres. El hecho de que los días sean más largos y las noches tan animadas, hacen que te relajes mentalmente y te veas capza de todo. ¡Aprovéchalo!.

¿Aún así no es suficiente y te sientes incapaz de ser feliz?

Te animamos a que contactes con cualquier miembro de nuestro equipo y buscaremos una solución a tus problemas.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies