Tener relación de pareja saludable es una clave muy importante para ser feliz, y por ello, tiene sentido dirigir nuestra energía y fortaleza vital para convertirla en la mejor relación posible.

¿Cómo cultivar la felicidad en tu pareja?

En las relaciones suele haber discusiones, o es normal que haya momentos de enfado o distanciamiento por razones diversas o por no llegar a acuerdos. Muchas veces la propia rutina hace que nos olvidemos de atender las cosas realmente importantes. Si le damos la vuelta a esto e intentamos dialogar, nuestra vida será mucho más plena y completa.

R

Muestra tu admiración de forma visible hacia el otro miembro de la pareja

Recuerda las cualidades buenas de tu pareja. ¿Qué te gustó cuando le conociste? ¿Qué te sigue gustando de él/ella? Centrándote en las cosas que te gustan de tu pareja tendrás una actitud mucho más positiva.
R

Fomenta la amistad

La base de una relación saludable es una amistad profunda. Si una relación no se ha construido en una amistad firme y constructiva, con el paso del tiempo puede que resulte difícil el permanecer conectados. Aseguraros de buscar un rato al día para hablar. Durante este tiempo, que sea una prioridad escuchar y aprender sobre los pensamientos, sentimientos, e ideas de tu pareja, sin juzgarse.
R

Respétalo/a

El respeto es cada vez menor en aquellas relaciones que empeoran con el tiempo. Hay veces que se acaba tratando a la pareja peor de lo que tratarían a un desconocido, de forma muy irrespetuosa. Ese es el principio del fin de una relación porque sin el respeto, el amor no puede sobrevivir.
R

Acepta a la otra parte tal y como es y conociste

Recuerda que todos necesitamos sentirnos aceptados por quienes somos. En vez de atacar a tu pareja, trata de entender su punto de vista. También, hazle un cumplido por la forma en que él o ella te apoyan y defienden tu relación. Normalmente nos centramos en lo que está mal y dejamos pasar lo que realmente está funcionando bien.
R

Trabajad el perdón mútuo

¿Te ha pedido perdón tu pareja? Es un acto de valor, no le des la espalda. Las discusiones y malos días son inevitables pero cuando se intentan reparar estas heridas y se es rechazado, la relación recibe un golpe. No cierres las puertas completamente a los intentos de tu pareja de mejorar las cosas.
R

No te dejes llevar por las emociones del momento

Un conclicto de pareja trae consigo un mar de emociones fuertes. Es ahí cuando debes intentar respirar profundamente y tranquilizarte mientras piensas las cosas. Tómate, al menos, unos 30 minutos para calmarte. Regresa al problema cuando puedas realmente escuchar lo que la otra persona tiene que decir sin sentirte agobiado/a y sin reprocharle nada.

Dale vida a tu relación

Toda relación está llena de altibajos y es inevitable. Por eso debes intentar hacer cosas positivas y dejar de lado las negativas. Si hay demasiada negatividad, la relación sufre, no quiere decir que sea inevitable vivir momentos negativos pero siempre puedes balancearla con aspectos positivos. Tenéis que aprender a decidir si vale la pena discutir por las cosas.

¿Cómo podemos ayudarte?

Si a pesar de todo, consideráis que vuestra relación está estancada no dudéis en poneros en contacto con un profesional de terapia de pareja. La guía profesional, sin lugar a duda, es un buen aliado para vuestra relación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies