Hay señales que alertan de que el vínculo se está rompiendo. Pero también formas de actuar en pareja que sabotean una buena relación. El miedo a ser felices o la repetición de comportamientos paternos podrían estar detrás.

La vida en pareja no es fácil. A nadie le sorpende esta afirmación. Una relación puede atravesar baches, y es lo normal, pero en ocasiones, una mala racha se prolonga más de lo que consideramos normal. ¿Nuestra relación ya no funciona? ¿Ha llegado el momento de plantearnos una ruptura?. Hay algunas señales que sí nos pueden poner sobre la pista de que nuestra vida en común está en peligro. Pero eso no significa que esté llegando a su fin, ya que hay formas de hacer frente a las crisis y arreglarlo, siempre que haya implicación por ambas partes.

Si para ambos miembros de la pareja hay más gratificaciones y buenos momentos que disputas y decepciones, es más que probable que deseen continuar con la relación aprovechando la inercia

¿Qué funciones tiene el terapeuta de parejas?

En ISEP Clínic Jerez, contamos con un terapeuta de parejas con muchos años de experiencia. Será el encargado de mejorar la calidad de las relaciones de pareja a través de la confección de un programa de trabajo, personalizado a las circunstancias, problemáticas presentadas y características de sus miembros y de la dinámica relacional. El terapeuta de parejas servirá de guía en el camino trazado, enseñando las habilidades necesarias individuales y comunes.

Cada vez más personas acuden a una terapia de pareja y, gracias a ella, se puede reconducir la forma de relacionarse

La aparición de los temidos conflictos

Toda relación de pareja evoluciona a razón de necesidades que van surgiendo y debe adaptarse continuamente a cambios: las expectativas, valores, filosofías de vida, grado de independencia de cada uno, la satisfacción sexual y reproductiva, la gestión de los recursos materiales, de las relaciones sociales y del tiempo de ocio, la distribución de los roles y las tareas domésticas, las discrepancias a la hora de educar a los hijos, la atención a la familia extensa, etc. Si no existe esta conciencia de cambio continuo e implicación en el proceso es inevitable que aparezcan insatisfacciones conyugales.

Existen tres momentos en los que las parejas acuden a consulta:

1. Al inicio de la relación o cuando todavía no hay problemas, con el objeto de afianzar su relación, conociéndose, respetándose y fomentando habilidades de comunicación y toma de decisiones y acuerdos.

2. Cuando comienzan a existir las dificultades y la percepción y deseo de mejora, marca el hecho de acudir a consulta.

3. Cuando las desavenencias son excesivas e incluso se ha planteado la separación como opción.

Motivos para acudir a Terapia de Parejas

  1. Problemas de comunicación: Alguno de los miembros de la pareja o ambos la ven escasa o bien plagada de discusiones y reproches.
  2. Problemas a la hora de decidir o solucionar: Incapacidad para resolver o afrontar las diversas situaciones que se les presentan en su vida cotidiana.
  3. Distanciamiento: Factores estresantes ajenos han provocado distanciamiento y pérdida de espacio personal.
  4. Otros factores: Como algún tipo de infidelidad o un evento familiar entre otros muchos que pueden ir desgastando la relación..

¿Y si uno de lo miembros no quiere acudir a terapia?

Lo ideal en la relación y en la terapia, es que ambos miembros de la pareja participe. Pero también sabemos que no siempre ocurre, así que en los casos en los que acude a nosotros solo uno de los miembros de la pareja, podemos trabajar con esa persona, concentrándonos en conseguir sus cambios que acabarán por repercutir indirectamente en la pareja. A lo largo de la terapia intentaremos buscar la motivación de ambos para no centrarnos en resolver únicamente los problemas de una de las partes.

¿Cómo trabajaremos la Terapia de Parejas?

Con el objeto de recoger la mayor información posible sobre el motivo de consulta, los problemas percibidos, la historia de la relación, las características personales de ambos miembros y de la dinámica relacional, se realiza una primera sesión de entrevistas conjunta, e individuales. A partir de ahí, el terapeuta de parejas ofrecerá el análisis psicológico de lo que está ocurriendo, y establecerá desde un punto de vista técnico, los aspectos en los que hay que intervenir. Se propondrán objetivos, y ejercicios prácticos para conseguirlos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies