¿Ha suspendido? ¿Trae unas notas geniales?. Es importante mantener la calma ante cualquiera de los dos hechos y no actuar precipitadamente: ni castigos ni premios. Es mejor afianzar la relación con tus hijos.

Mediados de diciembre y parece que ya es hora, llegan las «temidas» notas del cole. Es fácil gestionar una ola de sobresalientes o aprobados pero ¿y un saco de suspensos?. Esta última situación es más delicada y debemos intentar entender como se siente el niño o la niña.

En algunas ocasiones, los resultados obtenidos no son lo que esperábamos y se alejan de nuestras expectativas: ya sea por varios suspensos o porque no progresa adecuadamente e incluso una reseña negativa sobre su comportamiento que acompañe a estas calificaciones.

Y luego está la cara opuesta del niño o niña «modelo». ¿Qué debes hacer ante cualquiera de estas situaciones?.

¿Castigo o regalo?

Seguro que te has visto en la siguiente tesitura: ¿le compro un regalo si saca buenas notas o le castigo por haber sacado malas notas?. Debemos tener en cuenta que estudiar, esforzarse y sacar buenas notas es responsabilidad de nuestros hijos. Es su trabajo, su obligación.

Las buenas notas son la recompensa a su trabajo y a su dedicación, por ello no debemos regalarle nada. Si premiamos este esfuerzo con algún regalo material nuestros hijos no aprenden que es su obligación.

Sí debemos premiarlos con frases de alago diciéndoles lo orgullos que estamos por el esfuerzo que han llevado a cabo.

No hay mejor recompensa para nuestros hijos que nos sintamos orgullosos de ellos.

¿Qué opción es la correcta?

Nosotros recomendamos dejar el materialismo de lado y hacer planes en familia: ir al cine y a su restaurante favorito o hacer alguna excursión llena de aventuras . Así no se fomenta el materialismo y sí el vínculo familiar.

¿Y cuándo ha sacado malas notas? Lo principal es no «machacar» y sentarte tenemos que ver qué ha ocurrido. Entender las dificultades que tiene o analizar si el esfuerzo ha sifo el adecuado.

Lo que si debes tener claro es que un castigo no es el remedio.

Si consideras que tu hijo o hija se ha esforzado lo suficiente pero los resultados obtenidos no son acordes a este esfuerzo, puede presentar algún tipo de dificultad en el aprendizaje.

Ante esto, sería recomendable visitarnos y que nuestros profesionales valoren la incidencia, la cataloguen como es debido y así, actuar en consecuencia.

En ocasiones, tenemos claro que nuestros hijos no aprueban porque “no han querido”. Más que hablar de “castigos” debemos de hacerles ver que no sacar buenas y no haberse esforzado tiene sus consecuencias. Quizás sería el momento de analizar con ellos qué ha pasado, qué podemos hacer y establecer una nueva planificación que nos permita organizarnos mejor.

¿Crees que tu hijo/a presenta dificultades de aprendizaje?

Nuestro equipo cuenta con formación especializada en dificultades del aprendizaje para lectura, escritura y cálculo, y trabaja sobre un protocolo concreto de valoración neuropsicológica, psicológica y logopédica, encaminada a establecer el mapa cognitivo de la persona, para a partir de él, establecer la intervención y ayuda en el estudio más adecuada a cada caso particular.

En este sentido, colaboramos con la Asociación Dislexia Cádiz, en el asesoramiento de casos, y formación a padres y profesionales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies