Nuestras emociones pueden llevarnos a tener problemas para dormir. Un problema que afecta a gran parte de la población adulta y que lo normal es que derive en otra serie de molestias, tales como: cansancio, un mal descanso, dolores lumbares, problemas estomacales… Sin hablar ya de la aparición de un carácter «agrio».

"El cuerpo grita lo que la boca calla"

El Trastorno por Insomnio interfiere en la calidad de vida de las personas y frustra su día a día.

Es habitual encontrarnos, dentro de las personas que sufren de insomnio, cambios en el estilo de vida y en el comportamiento, cambios cognitivos (disminución de la atención, memoria, fallos en el aprendizaje, etc), estos síntomas interfieren de forma significativa en sus relaciones familiares, sociales y laborales.

Es muy importante, tener un sueño saludable y reparador, es decir, que el tiempo que permanecemos dormidos sea de calidad: reparador y profundo, sin interrupciones y que no nos sintamos cansados cuando nos despertemos.

la sensación de estar cansados, tener sueño y al mismo tiempo sentir que no nos vamos a dormir, es profundamente desagradable y aumenta de forma considerable nuestro nerviosismo en el transcurso del día.

Muchos expertos afirman que la enfermedad no es mala, que sencillamente nos está avisando que no vamos por el buen camino y es momento de actuar y cambiar hábitos.

¿Qué hay detrás del insomnio o de las dificultades diarias que tenemos para dormir?

El insomnio viene provocado muchas veces por tensión, ansiedad o culpabilidad de la persona que lo sufre. Muchas personas sienten muchos nervios a la hora de irse a la cama y asocian el dormir a un sufrimiento, en vez de un placer, una sensación de «no me merezco ir a la cama» o «dormir es una pérdida de tiempo».

Una forma de «superar» estas sensaciones es pensar en afirmacionesn positivas para «reprogramarnos», es decir, para cambiar el patrón de pensamiento que nos impide conciliar el sueño y tener un fuerte convencimiento en dicha afirmación. Por ejemplo:

  • Me gusta mucho dormir y mañana me levantaré descansado/a.
  • Todos los días duermo bien.
  • Mañana me voy a levantar descansado/a porque voy a dormir mucho.
  • Estoy en paz con mi vida.
  • Dormir es el mejor momento del día…
  • Etc…

También puedes hablar con tu cuerpo, con esa parte que te avisa y que no deja dormir: cuéntale tu insomnio… déjalo salir hacia fuera y «libérate».

El estrés es algo estrechamente relacionado con el insomnio. Padecer niveles altos de ansiedad, síntomas depresivos u otros problemas psicológicos correlacionan de forma directa con una peor calidad en el sueño. Uno de los principales problemas y causas de ese estrés viene derivado por problemas laborales.

Aunque hay un factor que influye enormemente y no es otro que estar constantemente pendiente del móvil o de dispositivos electrónicos antes de ir a la cama. Lo ideal es no tocarlos una hora antes de acostarse. Además, la luz azul que emiten estos dispositivos activa tu organismo.

Tipos de insomnio:

Insomnio de despertares múltiples:

También solemos llamarlo “insomnio de mantenimiento”. En este caso la persona se duerme pero con un sueño muy liviano/ligero, despertándose en poco tiempo y le cuesta volver a conciliarlo. Este proceso se produce en repetidas ocasiones durante la noche. A la persona le cuesta enlazar unas pocas horas de sueño continuo.

Insomnio de conciliación:

También lo solemos llamar “insomnio de inicio”. Se trata de cuando al acostarnos no conseguimos dormirnos, aumentando mucho la latencia de sueño que es mayor a 30 minutos.

Insomnio de despertar precoz:

En este caso el problema fundamental es que la persona se despierta horas antes de lo deseado, incluso madrugando. La persona no consigue volverse a dormir hasta que llega la hora real de levantarse.

El sueño es fundamental para nuestra salud tanto como una dieta saludable y la actividad física. Por ello, si el insomnio te dificulta el desempeño durante el día consulta con tu médico o psicólogo para identificar la causa de tus dificultades para dormir y cómo tratarlo.

¿Quieres que te ayudemos con tus dificultades para conciliar el sueño?

Cambiar tus hábitos de sueño y tratar problemas como la ansiedad, el estrés u otros problemas psicológicos pueden ayudarte a restaurar tu sueño. En ISEP Clinic Jerez contamos con los mejores especialistas a tu disposición para tratar cualquier tipo de trastorno psicológico con terapias avanzadas y efectivas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies