No es necesaria la prohibición total, basta con establecer unos límites horarios y controlar a qué tipo de contenido está teniendo acceso tu hijo/a. Es muy recomendable evitar las prohibiciones y otorgar cierta naturalidad al hecho de jugar a videoconsolas. La clave es reducir el riesgo de adicciones presentes o futuras. Sobre todo debes ser consciente y tener claro que, un factor importante para garantizar un correcto rendimiento escolar es un descanso óptimo.

Ahora que comienza el verano, los/as niños/as tienen más tiempo libre y es importante saber gestionarlo de la forma adecuada. Comienzan los llamados «excesos del verano» y lo más lógico es, que en una era tecnológica como la actual, pasen mucho tiempo conectados a consolas, dispositivos móviles o tablets.

Es muy importante establezcas desde el principio unas normas de uso y ciertas restricciones para que no tengas que lamentar posibles adicciones al inicio del siguiente curso escolar. Es recomendable controlar el tiempo de juego, establecer límites horarios y vigilar con qué se entretienen los pequeños.

 

¿Cuánto tiempo es recomendable su uso?

Es obvio, que hoy en día los videojuegos son una forma más de ocio pero debes dejar claro que no es la única. No es necesario prohibir que tus hijos/as jueguen a una videoconsola o cualquier otro dispositivo, ya que es algo que forma parte del día a día y ha llegado para quedarse. Debes ser inteligente y aprender a convivir con estos dispositivos. Nuestra recomendación es que controles su tiempo de uso, «naturalices» su presencia y que así se integre de forma correcta en la vida social, familiar y escolar.

Beneficioso, si se controla

En el caso de los videojuegos un uso razonable presenta beneficios, dato comprobado en varios estudios. Con un periodo máximo de utilización de unas tres / cuatro horas a la semana (sobre todo en fines de semana), mejora sus habilidades, fomenta los reflejos y la percepción. En cambio, los/as niños/as que abusan de su uso, que pasan con la consola más de siete horas semanales, suelen presentar problemas de conducta.

La "complicada" adolescencia

En esta etapa los límites resultan más complicados de mantener, lo mejor es «pactar» el tiempo de conexión. No es recomendable desenchufar la consola; es mejor establecer unas normas de tiempo de uso y garantizar que se cumplen, avisando minutos antes para darles opción de que guarden la partida o la acaben como quieran. Tampoco es suficiente pactar el tiempo de juego y desentenderte. Además, es muy recomendable supervisar la edad recomendada del juego y el tipo de contenido. Las consolas pueden ser una forma de ocio familiar. ¿Por qué no probar a jugar juntos alguna vez?.

¿A qué hora evitar el uso de videoconsolas y qué contenidos?

No es nada recomendable el uso de la consola después de cenar y antes de dormir. Son videojuegos y como tales generan numerosos estímulos que no son positivos para el descanso de los niños y pueden derivar en estados de nerviosismo e insomnio. En cuanto al contenido, lo mejor es que los menores de entre tres y ocho años accedan a juegos básicos basados en fomentar la imaginación, la habilidad, el aumento de su vocabulario y la capacidad de lectura. A estas edades no suele haber problemas de adicción por su capacidad limitada de mantener la atención; es normal que se aburran rápido y quieran realizar otra actividad.

A partir de siete u ocho años es fundamental comenzar a estar más alerta en los referente al tiempo de uso y hacerles recomendación de videojuegos que requieran algún tipo de estrategia sencilla, como Minecraft, por ejemplo (en versión infantil). Si optas por otro videojuego o por simuladores deportivos, es importante antes de comprarlo, estudiar su mecánica y su estética (te puedes ayudar de YouTube y ver partidas) y, sobre todo, vigilar la edad recomendada.

La complicación viene a partir de los 12 años, el riesgo de desarrollar una adicción aumenta a estas edades. Les comienza a llamar la atención los videojuegos de contenido violento y agresivo, como Fortnite. Este tipo de videojuegos fomentan las partidas online en la que es más complicado que puedas controlar cómo y con quién juegan. En estos casos hay que seguir siendo cautos, limitando el tiempo de juego y avisando cuando esté cerca de agotarse.

No bajes la guardia

Todos hemos jugado a videojuegos pero no contábamos con tanta tecnología ni la democratización de Internet en todas las casas. No debes demonizar el hecho de que tu hijo quiera jugar a videojuegos, aunque si que debes preocuparte si detectas que prefieren jugar antes que estar con sus amigos y muestren cambios de ánimo o mal humor, desajustes horarios o males notas en el colegio.

¿Notas conductas raras en tu hijo/a a causa del uso continuado de videojuegos?

En ISEP Clinic Jerez ponemos a tu disposición a los mayores profesionales y un programa de pautas muy efectivo. Ven a vernos si detectas un cambio en la conducta (se niega a hacer cosas, muestra rabietas, presenta problemas en el colegio, su rendimiento ha bajado) o en el estado emocional (se muestra irritable, ansioso, depresivo, con miedos, le cuesta dormir), tanto por exceso como por defecto; cuando se encuentra distraído en la escuela o le cuesta concentrarse, cuando presenta dificultad a la hora de conseguir algún hito evolutivo en el desarrollo psicomotor, del lenguaje o en las relaciones con sus iguales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies